Trufa negra de Teruel

Si hay un alimento de corto alcance que me gusta especialmente es la trufa y ahora en invierno, Teruel es la zona de trufa negra por excelencia. Bien sea como elemento principal del plato o simplemente para aromatizar, la trufa negra (Tuber Melanosporum) es, sin duda, una de las variedades que más aprecio por su aroma y sabor.

¿Por qué es tan especial?

Son varios los factores los que hacen de esta especie la más apreciada y cotizada por su alto valor culinario:

  • El clima: dada la altitud de la zona, los veranos son más cortos y con frescas temperaturas. Las nevadas y el viento también favorecen el desarrollo de la trufa de invierno.
  • El suelo: pedregoso y calizo. Estos suelos en principio pobres, son los los que mejores condiciones ofrecen a este hongo.

La época de recolección de este hongo va desde noviembre hasta marzo y durante estos meses podemos disfrutar de este tipo de trufa, la cual se caracteriza por su olor, agradable e intenso, así como por su característico sabor.

¿Dónde degustarla?

A día de hoy se ha convertido en uno de los principales motores de la economía local y desde hace seis años, se celebran las Jornadas Gastronómicas de la Trufa de Teruel. Este año 2018 se van a llevar a cabo desde el 1 de febrero hasta el 4 de marzo con 58 establecimientos participantes de toda la provincia de los cuales, 37 están en la propia ciudad de Teruel ofreciendo sus tapas y menús en honor a la trufa de invierno.

Además de degustarla, puedes participar en talleres con cocina en directo para aprender a distinguir y tratar correctamente este alimento tan preciado que tenemos. En el enlace anterior os dejo toda la información necesaria con el programa de actividades y las fechas.

¿Y si no..?

Si no te ha dado tiempo a visitar estas jornadas, siempre puedes degustar platos y tapas increíbles en Zaragoza como en “La Senda tapas” donde hacen el “Huevo a baja temperatura con jamón, hongos, bechamel de cebolla caramelizada con miel y lascas de ceniza de patata” que está para morirse…

Y para los más cocinillas, siempre podéis poner una trufa en un bote hermético con algunos huevos frescos y éstos, al ser porosos, absorberán todo el aroma de la trufa negra de manera que al cocinarlos, mantendrán todo el sabor. Si además le rayáis unas láminas de la propia trufa por encima, os quedará un plato de cocina gourmet!!

Trufa con huevo

3 Comentarios en “Trufa negra de Teruel
  1. Jorge dice:

    Un excelente post, enhorabuena!!! debemos fomentar la economía local y los productos de calidad!! Estoy deseando comerme unos huevos con trufa 😛

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*