Ternasco de Aragón, la mejor carne de cordero

Hoy vamos a dedicar el post al Ternasco de Aragón, una de las carnes de cordero más reconocidas a nivel nacional. Debido a la calidad de su carne, su sabor equilibrado y sus propiedades cardiosaludables se convirtió en la primera carne fresca en España reconocida con una Denominación específica (actualmente IGP).

Gracias a que todo el proceso de crianza del ternasco está previamente definido y a los frecuentes controles que se realizan, se garantizan unos estándares de calidad óptimos que se traducen en una carne de cordero tierna, sabrosa y saludable que es adecuada para todo tipo de consumidores, desde los más pequeños a los mayores.

Características del Ternasco de Aragón

El Ternasco de Aragón tiene unas características que lo hacen singular y diferente:

  • Es un cordero de 90 días.
  • Alimentado con leche materna y cereales naturales.
  • El peso total oscila entre los 8 y los 12,5 kilos.
  • Su cría se realiza mediante el aprovechamiento tradicional del territorio aragonés.

En la actualidad están adscritas a la Indicación Geográfica Protegida del Ternasco de Aragón más de 375.000 ovejas de las razas autóctonas aragonesas, repartidas en casi 700 explotaciones. Por todo ello, el Ternasco de Aragón favorece la economía rural aragonesa y su cultura y medio de vida, manteniendo la población y preservando el medio natural.

Cómo diferenciar el Ternasco de Aragón

La carne de cordero, por lo general, es considerada una de las más tiernas y delicadas que existen pero, de la misma manera que en otros alimentos de origen animal, existen numerosas clases que dependen de la raza del cordero, la edad y el tipo de alimentación durante la cría.

No toda la carne que se vende como “Ternasco” es en realidad Ternasco de Aragón I.G.P. (Identificación Geográfica Protegida) y eso es algo que se nota mucho en el momento de su consumo. Por ello, os dejo una serie de pautas para aprender a distinguirlo sin problemas a la hora de comprarlo:

  • La carne va marcada con un sello rojo con las siglas “TA” en las dos medias canales – a lo largo de la paletilla, el costillar y la pierna – de manera que, si compráis cualquiera de estas partes, siempre deberán estar marcadas.
  • Si compráis bandejas ya preparadas, deberán incluir en logotipo del Ternasco de Aragón en la etiqueta de la bandeja.
  • En el momento de la degustación, diferenciaréis el Ternasco de Aragón por su carne tierna con un sabor suave y homogéneo, y por tener menos grasa que la de otros corderos.
  • Por si os entran las dudas a la hora de pedirlo en un establecimiento, os dejo el enlace del Club del Ternasco de Aragón donde aparece una selección de establecimientos que cuentan con la garantía oficial de que el cordero es Ternasco de Aragón I.G.P.

Sello rojo con las siglas “TA”

Logotipo oficial del Ternasco de Aragón

Ternasco de Aragón al horno con alcachofas y trigueros

Ahora que ya sabéis diferenciar el Ternasco de Aragón sin problemas, os dejo una sencilla receta para que la hagáis en casa y podáis disfrutar de este gran producto de nuestra tierra.

Ingredientes para 4 personas:

  • 8 jarretes de Ternasco
  • 300 gr de alcachofas
  • 2 manojos de espárragos trigueros
  • 2 cebollas de Fuentes
  • 2 pimientos rojos
  • 4 tomates maduros
  • 3 dientes de ajo
  • Vino blanco
  • Laurel
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Agua

Preparación:

  1. Calentamos el horno a 180 grados.
  2. Cuando el horno alcance la temperatura, salpimentamos los jarretes y los introducimos en una fuente para horno regándolos con un buen chorro de vino blanco.
  3. Horneamos la carne durante 50 minutos, regándola con su jugo cada 15-20 minutos. Conforme se vaya evaporando el jugo, podemos añadir un poco de agua.
  4. Mientras se hornea el Ternasco, preparamos un sofrito con la cebolla, el tomate, los pimientos y el laurel en una sartén.
  5. Trituramos el sofrito con la batidora.
  6. Metemos los jarretes horneados en una olla con los espárragos y las alcachofas troceadas y el sofrito triturado.
  7. Dejaremos hervir todo junto en torno a 20 minutos con un chorrito más de vino blanco.

Como veis, se trata de una receta sencilla con la que no pararéis de mojar pan. Además, si os sobrara salsa, podéis aprovecharla con unos huevos escalfados para otro día. Os animo a que la llevéis a cabo y nos contéis vuestra experiencia.

Y si no sois muy “cocinillas” siempre podéis salir a comeros un buen bocadillo de Ternasco de Aragón, un plato que ha ido evolucionando con el tiempo y que hoy en día ofrece multitud de variantes. No sé a vosotros, pero a mí se me está haciendo la boca agua…

Bocadillo de Ternasco de Aragón con huevos rotos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*